Reforma de vivienda en la  Plaza Azcárraga,  de A Coruña. El proyecto se desarrolla en un piso de los años 50, en el corazón de la Ciudad Vieja.
La zona de día se ilumina a través de la fachada principal, desde donde se ve la plaza. La zona de noche se orienta hacia la entrada de la ria de A Coruña y el Castillo de San Antón. Ambos espacios se conectan a través de una pieza versátil que actúa como una  bisagra, dotando de privacidad a la zona de noche por medio de una puerta abatible. Este cubículo central alberga la cocina, que es el corazón de la casa, separando la zona de día y la de noche.

La premisa  principal del proyecto fue convertir la  vivienda en un nuevo espacio lleno de luz, esto se consigue dejando una zona de paso libre que comunica fachadas opuestas, desde la puerta de la entrada si miras al noroeste ves los árboles de la plaza y si miras en sentido opuesto el mar.  Se potencia la luminosidad interior con el color blanco, destacando las molduras y los pavimentos originales.